Las mujeres extraordinarias no nos enamoramos de hombres ordinarios. Pase lo que pase, veremos la misma luna. La Sucursal del Cielo.

arcticmoshing:

semperready:

percuigiochiamoci:

impossibile non rebloggare, aiuto

you don’t really see enough of this.

This is one of those things that makes you wanna cry instantly

(Fuente: ruberolaluna, vía seamos-muy-felices)

Notes
143746
Posted
hace 2 semanas
“Abre bien los ojos que la persona que menos crees es la que más te quiere”
 

Abre bien los ojos que la persona que menos crees es la que más te quiere”

 

Posted
hace 2 semanas

“Voy a cerrar los ojos e imaginar que estás a mi lado. Imaginar que puedo escuchar tu respiración y que soy capaz de sentir tu latir porque estoy acostada en tu pecho. Quiero imaginar que me pierdo en el calor de un abrazo tuyo, y que podemos estar en silencio perdidas la una en la otra. Voy a imaginar que tu mirada está clavada en la mía y con tan sólo sonreírnos podemos tener una gran conversación. Pensaré que escucho tus historias y me río contigo. Pensaré que esta noche no estoy sola porque te tengo conmigo, y eso es verdad porque a donde sea que voy, tú nunca sales de mi cabeza, y poco a poco puedo sentir como te metes más y más a mi corazón. Esta noche voy a imaginar que estos kilómetros entre tú y yo no existen, y puede que así, esta noche duerma un poco mejor.”

Posted
hace 2 semanas
“París es la ciudad de los amantes, del amor”  
-París, Je t`aime

“París es la ciudad de los amantes, del amor”  

-París, Je t`aime

Notes
2
Posted
hace 1 mes
No es su cabello, no son sus pobladas cejas ni sus expresivos ojos, no es su nariz, no son sus rosados labios ni su fuerte barbilla, no son sus pómulos ni sus mejillas, no es su espalda amplia ni su pecho fuerte, no son sus grandes manos ni sus gruesas piernas, no es su abdomen ni sus pies; tampoco es la forma en la que me besa, en la que me abraza, en la que me acaricia, la forma en la que me saluda/despide, ni la forma en la que me hace sonreír/enfurecer, mucho menos la forma en que hace que el tiempo se me vaya volando cuando estoy a su lado, ni cuando me habla con la mirada; tampoco son los recuerdos que tengo junto a él, ni los momentos en que me ha hecho tanta falta; tampoco es todo lo que ha hecho por mi, la libertad de soltería que ha rechazado, los momentos en los cuales podía haber estado con sus amigos y prefirió quedarse conmigo; tampoco es su apoyo, sus regaños, sus palabras para subir mi ánimo, sus llamadas inesperadas o cuando grita mi nombre para avisar que ya ha llegado. Podría decir “tampoco” a muchas cosas más, pero lo que quiero decir es que lo que me enamora de él no es cada cosa en particular, es todo en conjunto, en unión, ya que eso lo conforma y yo no cambiaría nada de esa gran lista. Y agrego su orgullo, su indiferencia, su mal-genio, su capacidad para impacientarme muchas veces, porque eso hace parte de él, es necesario
Posted
hace 2 meses

Todos nota lo malo, “¡Bajaste de calificaciones!, ¡te estas volviendo una amargada! ¡haces puros corajes!, ¡eres una grosera!” etc, etc. Nadie nota tu esfuerzo en otras cosas.

(Fuente: fireworks-in-therain, vía holiholiholii-world)

Notes
6185
Posted
hace 2 meses

https://www.youtube.com/watch?v=TbqmKe6HxuA

Tal vez casualidad o algo del mas allá pero ahora estás conmigo
y sin mirar atrás vamos a caminar por el mismo camino
porque en algún lugar por fin yo iba a encontrar un amor tan divino
por quien ahora yo vivo por quien ahora respiro ohhh!

Y es que es tan natural cuando me dices que jamás habías sentido
un amor tan inmenso luego de un te amo, luego de un suspiro
y yo te doy un beso y tú muerdes mis labios sin pedir permiso
yo te hago lo mismo momentos tan lindos, te siento tan feliz

Notes
2
Posted
hace 2 meses

El beso.

Cada vez que me miraba a los ojos había algo distinto en los suyos ¿Amor? No lo se, no se me pasaba por la mente hasta que vi las señales correctas.

Tantos abrazos, tantas caricias, tantos besos en la mejilla y en la frente deseando que fueran en sus labios, tantas llamadas, tantas visitas y salidas, tantas palabras de apoyo, de comprensión, de “amistad”, tantas veces que nos cogíamos las manos en gesto de solidaridad, tantas miradas en las que encontré la respuesta de mis afanes, tantas veces que me brindó su hombro…

Decidí tomar distancia para así darme cuenta de lo que era correcto en ese caso y la sorpresa fue mayor que los sentimientos que empezaba a tener hacia él.

Nunca me había sentido así ¿Qué me estaba pasando? O sea, yo no era así

image

La gran pregunta. Si, había fantaseado muchas veces con besarle y cada momento que pasábamos juntos no podía sostener la mirada hacia él, sus labios, sus ojos. Tan grande era el deseo que soñaba con ese momento; ese momento en el cual nos besábamos, nos mirábamos a los ojos y confesábamos algo muy bonito que estaba empezando.

image

Un gran plan, ¿verdad?, pero no sucedió así, si no de la forma que ninguno de los dos  esperaba.

22 de Septiembre de 2013 alrededor de las 2:00 a.m.

-Michelle, ya nos vamos, ya llegó mi papá- Dijo un amigo que se había ofrecido para que su progenitor me llevara a mi casa.

-Vale, me despido y nos vamos- Dije.

Afanada, ya que no lo encontraba en medio de los otros invitados a los 15 años de una amiga en común, me despedí de muchos conocidos allí presentes y para la gracia de mis ojos logré verlo en una esquina disfrutando de los últimos instantes de celebración.

-Ya me voy- Le dije muy cerca de su oído- Chao.

-Bueno, chao- Dijo él.

Mi pulso cardíaco se empezó a acelerar, sentía que mis pies se derretían (o se fundían y yo me quedaba pegada al suelo), que las personas a mi alrededor no existían y en un breve acercamiento mutuo nos besamos.

No fue el típico beso abrumador, ni el beso fugaz que determina al primero; fue un beso apasionado, pero dulce, el beso que había estado esperando, el beso que fijó un gran romance de ahí en adelante.

Eran las 5:00 a.m. y yo no podía conciliar el sueño, no dejaba de imaginar su reacción cuando yo ya no estaba presente, de imaginar muchos besos más como ese.

Notes
3
Posted
hace 2 meses

¿PORQUE MIERDA LAS MUJERES VAMOS JUNTAS AL BAÑO? De chiquita tu mamá te llevaba al baño, te enseñaba a limpiar la tabla del inodoro con papel higiénico y luego ponía tiras de papel cuidadosamente en el perímetro de la taza. Finalmente te instruía: ‘Nunca, nunca te sientes en un baño público’ Y luego te mostraba ‘la posición’ que consiste en balancearte sobre el inodoro en una posición de sentarse sin que tu cuerpo haga contacto con la taza. ‘La Posición’ es una de las primeras lecciones de vida de una niña, súper importante y necesaria, nos ha de acompañar durante el resto de nuestras vidas. Pero aún hoy en nuestros años adultos, ‘la posición’ es dolorosamente difícil de mantener cuando tu vejiga está a punto de reventar. Cuando TENÉS que ir a un baño público, te encontrás con una cola de mujeres que te hace pensar que dentro está Brad Pitt. Así que te resignas a esperar, sonriendo amablemente a las demás mujeres que también están discretamente cruzando piernas y brazos en la posición oficial de ‘me estoy meando’. Finalmente te toca a vos, si no llega la típica mamá con ‘la nenita que no se puede aguantar más’. Entonces verificas cada cubículo por debajo para ver si no hay piernas. Todos están ocupados. Finalmente uno se abre y te lanzas casi tirando a la persona que va saliendo. Entras y te das cuenta de que el picaporte no funciona (nunca funciona); no importa… Colgás el bolso del gancho que hay en la puerta, y si no hay gancho (nunca hay gancho), inspeccionás la zona, el suelo esta lleno de líquidos indefinidos y no te atrevés a dejarlo ahí, así que te lo colgás del cuello mientras miras como se balancea debajo tuyo, sin contar que te desnuca la correa, porque el bolso está lleno de pelotudeces que fuiste metiendo dentro, la mayoría de las cuales no usás, pero que las tenés por si acaso… Pero volviendo a la puerta… Como no tenía picaporte, la única opción es sostenerla con una mano, mientras que con la otra de un tirón te bajas la bombacha y te pones en ‘la posición’… Alivio…… AAhhhhhh….por fin… Ahí es cuando tus muslos empiezan a temblar…. Por que estás suspendida en el aire, con las piernas flexionadas, los calzones cortándote la circulación de los muslos, el brazo extendido haciendo fuerza contra la puerta y un bolso de 5 Kg. Colgando de tu cuello. Te encantaría sentarte, pero no tuviste tiempo de limpiar la taza. ni la cubriste con papel, interiormente crees que no pasaría nada pero la voz de tu madre retumba en tu cabeza ‘jamás te sientes en un inodoro público!!’, así que te quedas en ‘la posición’ con el tembleque de piernas… Y por un fallo de cálculo en las distancias una salpicada finíiiiiisima del chorro te salpica en tu propio culo y te moja hasta las medias!!! Con suerte no te mojas tus propios zapatos, y es que adoptar ‘la posición’ requiere una gran concentración. Para alejar de tu mente esa desgracia, buscas el rollo de papel higiénico peroooo, la puuuuuuuuta…! El rollo esta vacío…! (siempre) Entonces suplicas al cielo que entre los 5 kilos de cachivaches que llevas en el bolso haya un miserable kleenex, pero para buscar en tu bolso tenés que soltar la puerta, dudas un momento, pero no hay más remedio… Y en cuanto la soltás, alguien la empuja y vos tenés que frenar con un movimiento rápido y brusco, mientras gritas OCUPAAADOOOO!!! ahí das por hecho que todas las que esperan en el exterior escucharon tu mensaje y ya podes soltar la puerta sin miedo, nadie intentará abrirla de nuevo (en eso las mujeres nos respetamos mucho) y te pones a buscar tu kleenex sin agobios, te gustaría usar todos pero sabes lo valiosos que son en casos similares y te guardas uno por si acaso. Ahí ya vas contando los segundos que te quedan para salir de ahí, transpirando porque llevas el abrigo puesto ya que no hay perchero, y es increible el calor que hace en esos sitios tan pequeños y en esa posición de fuerza en la que seguis, con los gemelos a punto de estallar. Sin contar el garron del portazo, el desnuque con la correa del bolso, el sudor que corre por tu frente, la salpicada del chorro en las piernas… El recuerdo de tu mamá que estaría avergonzadísima si te viera así; porque su culo nunca tocó el asiento de un baño público, porque francamente, ‘vos no sabes qué enfermedades podrías agarrarte ahí’…estás exhausta, cuando te paras ya no sentis las piernas, te acomodas la ropa rápidisimo y tiras la cadena ¡sobretodo!. Entonces vas al lavamanos. Todo esta lleno de agua así que no podes soltar el bolso ni un segundo, te lo colgás al hombro, no sabes cómo funciona la canilla con los sensores automáticos, así que tocas hasta que sale un chorrito de agua fresca, y conseguis jabón, te lavas en una posición de jorobado de Notredame para que no se resbale el bolso y quede abajo del chorro… El secador ni lo usas, es un trasto inútil así que terminas secándote las manos en tus pantalones, por que no pensás gastar tu kleenex para eso y salís… Tendrás suerte si no se te pego un pedazo de papel higiénico al zapato y lo vas arrastrando, o peor, con la falda arremangada enganchada por las medias que te subiste a la velocidad de la luz y mostrando todo el culo! En este momento ves a tu chico que entro y salio del baño de hombres y encima le quedo tiempo de sobra para leer un libro de Borges mientras te esperaba. ‘¿Por qué tardaste tanto?’ te pregunta el idiota. ‘Había mucha cola’ te limitás a decir. Y esta es la razón por la que las mujeres vamos en grupo al baño, por solidaridad, ya que una te aguanta el bolso y el abrigo, la otra te sujeta la puerta, otra te pasa el kleenex por debajo de la puerta y así es mucho más sencillo y rápido ya que una solo tiene que concentrarse en mantener ‘la posición’ y la dignidad.

(Fuente: transylvaniaa, vía holiholiholii-world)

Notes
35563
Posted
hace 2 meses
El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.

Notes
3
Posted
hace 2 meses
TotallyLayouts has Tumblr Themes, Twitter Backgrounds, Facebook Covers, Tumblr Music Player and Tumblr Follower Counter